"Relacion Trabajo Social y Adicciones"

Lic. Florencia Pérez Méndez
Nombre:Florencia Pérez Méndez
Ocupación:Licenciada en Servicio Social
Ciudad:Buenos Aires

Relación Trabajo Social y las Adicciones

El Trabajo Social, es una disciplina correspondiente a las Ciencias Sociales, donde se estudian los distintos aspectos de las personas, tomando al individuo como un ser, sujeto activo, que se relaciona en la sociedad y buscando generar su bienestar social a través de las trasformación. Esta disciplina, interviene en aquellos problemas que dan lugar a desequilibrios con el entorno social, necesidades sociales/ demandas sociales y utiliza los recursos existentes para dar respuesta y producir el cambio, además de crear autonomía en la persona para que aprenda a movilizar sus propios recursos, saber relacionarse y ser capaz de modificar situaciones en el futuro. La profesión del trabajo social promueve el cambio social, la resolución de problemas en relaciones humanas y la habilitación y liberación de personas para aumentar el bienestar.

La intervención de trabajo social, es un proceso de construcción social frente a situaciones problemáticas que presentan sujetos en contextos específicos. Proceso en el que se hacen presentes la interacción simultánea entre un marco de profesionales, sujetos y situaciones, así como otro marco en el que interactúan teoría y práctica, los cuales están mediados por un componente reflexivo que debe estar presente en todo el proceso, en el que emergen la dimensión ética y emocional de los sujetos que interactúan.

Se entiende la adicción como la: “Relación que se establece entre una persona y un objeto, que genera un cúmulo de tensión en la persona, que es aliviada con la obtención de dicho objeto; se da en un contexto cultural y familiar y va produciendo una progresiva pérdida de grados de libertad”. (Dirección de salud mental, 2012). Las adicciones, se caracterizan como un problema multicausal, y al abordarlas se requiere de intervenciones profesionales flexibles y amplias. Por lo tanto identificamos una serie de factores causales, tales como psicológicos, familiares, sociales, culturales y económico-políticos. Si bien cada uno de ellos no actúa como causa única, la interacción de los mismos puede aumentar la probabilidad de desencadenar diversas situaciones conflictivas de consumo. Se trabajan estos aspectos de manera interdisciplinaria con el equipo.

De estas variables pueden surgir ciertas áreas posibles de intervención que representen en parte, las incumbencias que le son propias al trabajo social en el tratamiento de esta compleja problemática:

  • Intervención desde y sobre la vida cotidiana del sujeto y en su relación con el macro contexto.
  • Reconstrucción histórica social del sujeto y su familia.
  • Articulación de conocimientos y saberes en vista de una intervención en red interdisciplinaria.
  • Abordar la conflictiva familiar que acontece.
  • Posibilidad de reinserción a determinadas áreas sociales: laboral, educativa, cultural, recreativas y capacitación, intentando su re-inscripción como sujeto de derechos.